dermatologia en linea
dermatologos en linea
 
CEFALEA EN NIÑOS
ETIOLOGIA Y FISIOPATOGENIA Existen múltiples causas que incluyen accidentes como caídas, incidentes
que involucran vehículos y desplome de estructuras. Además efectos del maltrato y de la violencia con
heridas por objetos contundentes o cortocontundentes, proyectiles de arma de fuego y ondas expansivas por
explosiones.
Lesiones cerebrales primarias: daños mecánicos directos que siguen en forma inmediata al trauma.
Abarcan lesiones del cuero cabelludo, fracturas, contusión, hematomas, laceración cerebral y lesión axonal
difusa.
Lesiones cerebrales secundarias: destrucción de tejido cerebral viable después del trauma por una serie
de mecanismos bioquímicos y circulatorios que inician con hipoperfusión cerebral e isquemia seguidos por
hipoxia tisular; aumento de las necesidades metabólicas de las células; alteración en el metabolismo de la
glucosa; toxicidad por neurotransmisores excitatorios -como el glutamato- liberados desde neuronas
afectadas, que al actuar sobre sus receptores (NMDA, etc.) incrementan el calcio y el sodio intracelulares;
consiguiente variación de la membrana celular y edema intracelular con activación de la cascada
inflamatoria; vasodilatación; aumento de la permeabilidad capilar y edema vasogénico; reperfusión con mayor
liberación de radicales libres; acumulo de células inflamatorias; autorregulación del flujo sanguíneo cerebral
alterada con vasoespasmo y trombosis; mayor edema cerebral; hipertensión intracraneana (HIC) con
aumento de la isquemia y del edema llevando finalmente a apoptosis. El edema cerebral difuso es 3.5 veces
más frecuente en los niños que en los adultos. En el manejo del trauma craneoencefálico es fundamental
minimizar la injuria secundaria, recordando que estos eventos son empeorados por la presencia de
hipotensión.
LESIONES EXTRACRANEALES
Lesión del cuero cabelludo: Puede presentarse perdida de continuidad, hematomas y sangrado. El
sangrado abundante desde una herida en cuero cabelludo puede producir hipovolemia e incluso choque.
Fracturas de cráneo: El principal factor de riesgo para su ocurrencia es la edad menor de 1 año. Pueden
ser fracturas lineales, las cuales a nivel temporal ocasionalmente lesionan la arteria meníngea media.
Fracturas deprimidas con profundidad superior al grosor de la tabla ósea del niño (que atraviesan la tabla
interna) pueden tener efecto de masa sobre el encéfalo. Las fracturas diastasadas son aquellas ocurridas
por trauma sobre una sutura que se abre. Las fracturas transversales del peñasco se caracterizan por
hemotímpano, parálisis facial periférica e hipoacusia neurosensorial. Las fracturas longitudinales del peñasco
a su vez se caracterizan por otorragia, perforación del tímpano, hipoacusia conductiva sin parálisis facial.
Las fracturas en la base del cráneo a nivel de la fosa media pueden acompañarse de equimosis
retroauricular (signo de Battle) y en las ocurridas en la fosa anterior puede haber equimosis periorbiataria
(signo de los ojos de mapache) y rinoliquia. El paso de las meninges a través del sitio de la fractura puede
aumentar su tamaño, estas fracturas son llamadas crecientes o expandidas y ocurren en menores de 3 años.