Reproducción
Todos los seres vivos se reproducen. La reproducción (el proceso a través del cual los organismos se forman más como organismos) es una de las cosas que diferencia a los seres vivos de las cosas inanimadas. Pero si bien el sistema reproductivo es esencial para mantener viva a una especie, a diferencia de otros sistemas en el cuerpo, no es esencial mantener viva a una persona.

En el proceso de reproducción humana, participan dos tipos de células sexuales o gametos. El gameto masculino, o esperma, y ??el gameto femenino, o el huevo, se unen en el sistema reproductivo femenino. La mujer necesita un hombre para fertilizar su huevo, aunque es ella quien lleva al bebé durante el embarazo y lo trae al mundo a través del parto. Cuando el espermatozoide fecunda o une un huevo, se lo denomina “cigoto”. El cigoto pasa por un proceso en el cual se convierte en un embrión y se convierte en un feto.

Los humanos, como otros organismos, transmiten algunas de sus propias características a la siguiente generación a través de sus genes, los portadores especiales de los rasgos humanos. Los genes que los padres transmiten a sus hijos son los que los hacen parecerse a otras personas de la familia, pero también son los únicos que hacen que cada niño sea único. Estos genes se originan a partir del esperma del padre y el óvulo de la madre, que son producidos por los sistemas reproductivos masculino y femenino.